jueves, 15 de octubre de 2009

Montar en bicicleta con regularidad reduce en más del 50% el riesgo de infarto


El País, 25/5/04

Montar en bicicleta con regularidad reduce en más del 50% el riesgo de infarto de miocardio; ejerce una función protectora sobre las articulaciones y ayuda a prevenir las dolencias de espalda; fortalece el sistema inmunológico o de defensa; combate el estrés y la ansiedad y proporciona a todo el organismo una sensación de estado de bienestar. Son sólo algunos de los beneficios sobre la salud aportados por este tipo de actividad física, según los resultados de un metaanálisis realizado por la Escuela Superior Alemana de Deportes, con sede en Colonia.

En este trabajo se han revisado más de 3.000 artículos científicos publicados en los últimos 30 años y se ha comprobado clínicamente, con la ayuda de varios miles de voluntarios, cómo el montar en bicicleta puede resultar tan beneficioso para la salud humana. Esta investigación, recién concluida y llevada a cabo durante tres años, pasa por ser el proyecto más ambicioso de estas características en el mundo.

“La duración y la frecuencia de los trayectos en bicicleta se han de ajustar según la condición física y la edad de la persona, así como a los resultados que se desean conseguir. Sólo 10 minutos diarios de pedaleo fortalecen la musculatura y las articulaciones y activan el sistema circulatorio”, afirmó el especialista en medicina del deporte Ingo Froböse, director del estudio y profesor de la Escuela Superior Alemana de Deportes.

En un viaje que este especialista efectuó a Madrid, manifestó que a medida que aumenta el tiempo de dedicación, siempre adaptado a las circunstancias personales, se multiplican los beneficios sobre el organismo, de modo que “los ciclistas habituales pueden intensificar notablemente esos resultados si practican el ejercicio en bicicleta con constancia en su tiempo libre”.

En palabras de Froböse, una mujer de entre 45 y 60 años puede aumentar tres veces los efectos favorables de ir en bicicleta “si practicara una hora al día en vez de 20 minutos”. Los resultados del metaanálisis se pueden concretar en que “montar en bicicleta fortalece el cuerpo y el alma”, puesto que además ayuda a combatir el estrés y la ansiedad, produce ciertos efectos antidepresivos y proporciona una sensación plena de bienestar general.

Según Froböse, quien monta en bicicleta reduce las consultas el médico y el consumo de fármacos, evita el sobrepeso, agiliza todo su organismo y añade años a su vida con buena calidad.Entre los efectos cardiosaludables, el metaanálisis desarrollado en Colonia revela que el ejercicio en bicicleta aumenta el ritmo cardiaco, baja la presión arterial y reduce el colesterol malo, de ahí que disminuya sensiblemente el riesgo de enfermedad coronaria (infarto, angina de pecho y muerte súbita).

El equipo de Froböse diseñó un programa específico para montar en bicicleta para mujeres con cáncer de mama y se observó que a los tres meses se había reducido la mortalidad en un 30%.

El pedaleo en España

Un estudio realizado este año en España por Demoscopia con 1.000 personas sobre el uso de la bicicleta revela que sólo el 31% de españoles practica regularmente esta actividad física. Del 31% de ciclistas habituales, el 48% reconoce ir en bicicleta una vez al mes, y las razones obedecen más a motivos de entretenimiento que de salud. Sin embargo, en otros países europeos, como Alemania y Suecia, donde las condiciones climáticas para pedalear son menos favorables, el porcentaje de ciclistas regulares ronda el 73% y 79%, respectivamente. Por comunidades autónomas, las más amigas de la bicicleta son Navarra, La Rioja, País Vasco y Cantabria (44,3%), seguidas de Asturias y Galicia (35%) y, a más distancia, de Madrid (25,5%) y Canarias (10,3%).

Pero nunca es tarde para iniciarse en este ejercicio físico, saludable para todas las personas que lo practiquen con regularidad y siempre que no haya una contraindicación médica expresa, según Juan Carlos Segovia, profesor de la Escuela de Medicina Deportiva de la Universidad Complutense de Madrid, quien recuerda que la Organización Mundial de la Salud considera el sedentarismo un importante factor de riesgo para la salud.

“Montar en bicicleta es una actividad que se puede realizar desde la infancia y cuya intensidad y frecuencia podemos programar gradualmente. Para mayor seguridad, es aconsejable ir por circuitos semicerrados y que no haya grandes variaciones en el relieve del terreno. Se puede practicar en equipo, en familia, con amigos y favorece la comunicación interpersonal. Está demostrado que tiene efectos muy positivos sobre la salud mental y ayuda a dejar de fumar”, añade Segovia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada